Navegar para Cima

Notícias

La sinergia que pasa por vivencias bilingües

El fortalecimiento de la Región América Sur envuelve diálogos constantes en español y portugués
30/04/2019
Institucional
El fortalecimiento de la Región América Sur envuelve diálogos constantes en español y portugués

​​​​​​​​​Región o Região. Educação o Educación. Desafíos o Retos. Es en esa mezcla de idiomas que, desde 2016, la Región América Sur fortalece nuestra internacionalidad, en un movimiento de acercamiento de la actuación marista en seis países de lengua española, y en uno de lengua portuguesa y varias lenguas de Pueblos originarios. Así, las conversaciones e intercambios entre los representantes de las Provincias tienen la costumbre de ser realizadas en los dos idiomas más hablados, muchas veces de modo simultaneo durante una misma conversación. Eso atiende a una premisa de respeto a las dos lenguas más habladas de origen de los Hermanos y Laicos/as.

Como derivan del latín, los dos idiomas tienen diversas semejanzas en las construcciones de las palabras y frases. También, por compartir una historia repleta de conexiones entre los siete países, el desarrollo del español y del portugués pasó por alteraciones y adaptaciones que se relacionan. Por otro lado, cada cultura tiene sus particularidades e interpretaciones propias, factor que puede generar algún tipo de dificultad de comprensión. Toda esa mezcla idiomática y cultural es una oportunidad​​ para entender la fuerza de la diversidad y muestra la riqueza de la Región América Sur.

​​Un ejemplo de esa multiculturalidad son los encuentros y eventos de la Región. Ellos contribuyen para el desarrollo y fortalecimiento del sentimiento de pertenencia regional, una vez que cuentan con la presencia de representantes de los dos idiomas. Así, los diálogos, las producciones gráficas, presentaciones y documentos regionales también caminan en sintonía y son desarrollados de modo bilingüe. Este boletín es un ejemplo de esta preocupación.

Para el Hno. Juan García, Delegado de Misión del Perú, “la presencia de los dos idiomas permite ampliar los lazos fraternales, proporcionando una mirada global y el intercambio de las experiencias de vida, misión marista y riqueza cultural en cada país". Él afirma que “las diferencias presentes en los dos idiomas nos desafían a dominar otro idioma para enriquecernos y aportar otras experiencias en el caminar que se va construyendo como Región América Sur".